Más de una vez seguramente te has encontrado con algunas personas, o te has pescado a ti mismo, renegando del sistema.

«Que el sistema nos absorbe»
«que es culpa del sistema»
«que si no fuese por el sistema»
[seguro puedes seguir la lista]

Al parecer hemos creado un monstruo denominado «sistema» con características y vida propia. Pero ¿qué es el sistema?

El sistema es como el cuerpo de la sociedad. No puedes vivir fuera de él, aunque reniegues o intentes salirte.

Quien cree que ha logrado escapar del sistema es como aquel que cree que puede vivir en el plano físico sin cuerpo.

Otro ejemplo, sería como el pez que quiere vivir fuera del agua.
¿o acaso el Río/Mar/Océano donde habita el pez no es un sistema?


Nada hay de malo con vivir en un sistema
¿cómo crees que se organiza la sociedad?

Un sistema es lo que permite el funcionamiento de algo.
Es una idea de conjunto con un propósito común.
Cuál sea ese propósito es lo que determina si ese sistema es sano o enfermo.

Desear vivir fuera del sistema es una ilusión o hasta un tanto infantil. Pero desear vivir en un sistema sano y vivir de acuerdo a esta idea, es un paso enorme hacia la evolución social.

El sistema lo hacemos todos y cada uno de nosotros día tras día con cada elección que tomamos, desde lo que comemos o compramos, hasta lo que sentimos, pensamos y decimos.

Poder responsabilizarnos de ello es vital, porque hasta tanto no dejemos de creer que el sistema es un monstruo con entidad propia, estaremos esperando que surja el héroe que nos salve de todo.

Negar algo no le quita realidad.
Pero al resignificarlo, tienes el poder de elegir qué harás con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *